La construcción del sujeto político en Marx. Crónica de la conferencia de Juan Manuel Aragüés Estragués.

El sujeto es el objeto mejor producido por el sistema capitalista – Jesús Ibañez

 

El pasado 9 de mayo, Juan Manuel Aragüés Estragués, profesor de filosofía en la Universidad de Zaragoza, realizaba una conferencia en el Ateneu Barcelonés dónde nos hablaba de su concepción de qué es el sujeto político en los escritos de Marx. Fue una charla de alto nivel teórico, con ciertas perspectivas novedosas respecto a planteamientos surgidos de las lecturas más ortodoxas de los textos de Marx; y dado que en esta revista siempre creemos necesario discurrir en las deconstrucciones y huir de las ortodoxias, nos parece idóneo realizar una pequeña crónica de la conferencia.

El profesor Aragüés planteó la charla en dos bloques muy diferenciados que, desde nuestra óptica, podemos definir como un primer bloque que versaba sobre el individuo y un segundo bloque que trató sobre el sujeto.

En el primer bloque, Aragüés se centró, principalmente, en indicar que la concepción de Marx del individuo es una concepción muy social del mismo; tal y como expresa el propio Marx en su tesis sexta sobre Feuerbach: “El individuo está constituido por el conjunto de sus relaciones”. Se podría entender que el individuo es un efecto del contexto en el que vive, y en este contexto los planos son múltiples, por tanto, el individuo es el resultado de múltiples interacciones que lo hacen ser lo que es. Partiendo de aquí, Aragüés hizo hincapié en uno de los conceptos más potentes que salieron en durante la conferencia: la antropología de la diferencia. Dado que no hay dos contextos exactamente iguales, Aragüés considera que en la obra hay una antropología de la diferencia; hay un estudio de las contextualidades que generan individuos distintos; el foco se pone en la diferencia y no en aquello que es igual.

Entonces, entrando ya en el segundo bloque, Aragüés desarrolló, des de su análisis, como Marx explicó el proceso que existe entre el individuo, que no es político, y el sujeto, que ya lo es. En conceptos marxistas, cuál es el proceso por el que se pasa de ser clase en si para llegar a ser clase para si. Según Aragüés, la conciencia del sujeto se construye desde una óptica práctica, no teórica. Citando La miseria de la filosofía: “Las condiciones económicas habían transformado primero la masa del país en trabajadores. La dominación del capital ha creado a esta masa una situación común, intereses comunes. Así, esta masa es ya una clase enfrente del capital, pero no lo es aún para ella misma. En la lucha, algunas de cuyas fases hemos señalado, esta masa se reúne, se constituye en clase para sí misma. Los intereses que defiende se convierten en intereses de clase. Y la lucha de clase a clase es una lucha política”. Así, Aragüés quiere indicar que la conciencia viene después de la revolución; que la lucha de clases produce la clase para sí ya que sólo la lucha permite ver dónde está el sujeto. Dicho de otro modo, el sujeto es el resultado de un proceso eminentemente práctico.

En la conclusión de su charla, el profesor Aragüés indicó que hizo mención a la necesidad de la multiplicación de los vínculos sociales de los individuos en aras de lo explicado anteriormente, construir subjetividades políticas transformadoras.

Como nota personal, nos gustaría comentar por encima algún aspecto concreto que no acabamos de ver claro de una conferencia que sin lugar a duda nos pareció de un grandísimo nivel. Bajo nuestra consideración, las interpretaciones del profesor Aragüés sobre la construcción de sujeto, con la correspondiente toma de consciencia posterior a la revolución nos parece que dejan a dichos sujetos a un simple papel reactivo ante los movimientos del capital (o de los elementos dominantes en cada momento en la sociedad). El profesor puso de ejemplo el 15-M como suceso histórico en que la toma de consciencia es posterior al hecho revolucionario y como acto que al no ser previsto no hubo inducción de consciencia fuera de la práctica de tomar las plazas. A pesar de concordar en gran parte con este análisis, nosotros entendemos que el 15-M es producto de varios abusos por parte del sistema político español y del capital internacional. Es decir, vemos que se generan unas prácticas de acumulación y desposesión previas, con el consiguiente coste ecológico y social que tienen, para que se genere una situación de estallido revolucionario como el 15-M. Depender de este esquema de desarrollo para llegar a situaciones de potencial trasformador nos parece pobre y, en cierta manera, dañino. Dicho de manera muy llana, considerar que para la toma de conciencia de los sujetos políticos se tenga que pasar y tolerar los abusos del capital que fuerzan los límites del marco nos parece poco propositivo. Queremos entender que hay maneras – cómo las varias experiencias latinoamericanas del siglo XXI – que tienen potencial transformador, dónde los sujetos toman conciencia política y no son puramente reactivos.

Para terminar, no queremos que estos últimos apuntes muy breves críticos con alguna parte de la exposición del profesor Aragüés empañen la sensación que los lectores tengan de su exposición. Fue un acto de altísimo nivel y por eso recomendamos a los lectores de esta revista que sigan la obra del ponente que no les defraudará.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *