La economía y el peso muerto de la historia: rigor over relevance

Yo quería dedicar el artículo de este mes a explorar la extracción de rentas existente en el modelo de negocio de AirBnb y cómo el marxismo nos podía dar luz sobre el mismo; una estructura muy similar al artículo del mes pasado dónde hablaba del conflicto entre los VTC y los taxis y que podéis leer aquí. Pero justo antes de ponerme a escribir, repasaba mi timeline de Twitter y encontraba un artículo tremendamente interesante sobre la relevancia social de la investigación en CCPP y decidía cambiar el tema y enfocarlo a esto. El artículo en cuestión se titula “How Political Science Became Irrelevant” (Cómo la ciencia política se ha vuelto irrelevante) y está escrito por el Dr. Michael C. Desch, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Notre Dame en Estados Unidos. En este artículo, el profesor Desch argumenta que la investigación académica en ciencias políticas ha ido perdiendo relevancia social ya que se ha ido enfocando cada vez más en métodos de investigación difíciles de transmitir al gran público y no investigando en temas relevantes para la sociedad. Cómo bien los resume el autor: rigor over relevance, el rigor por encima de la relevancia. 

A pesar de desconocer profundamente el campo académico de la ciencia política, y que por tanto voy a abstenerme de comentar en profundidad, la tendencia que refleja en el artículo me recuerda a lo que podemos ver en ciertas áreas de la economía académica. Y dado que es el área dónde he cursado mis estudios, me siento un poco más capacitado a dar la opinión sobre el mismo.

Para dar un poco de contexto, y a riesgo de pecar de inexactitud, podemos dividir la investigación en economía en dos grandes campos: investigación en temas microeconómicos y en temas macroeconómicos. Cómo temas microeconómicos nos referimos a esos fenómenos que involucran principalmente a agentes individuales, sin agregación. Entre estos temas microeconómicos podemos encontrar todo aquello relacionado con la economía de la educación, economía de la salud y, en general, todo aquello que podamos analizar a pequeña escala. Y en temas macroeconómicos se trataría todo aquello que involucra (o afecta) a agregaciones de agentes individuales como podría ser el comercio internacional, las políticas fiscales de los gobiernos o las políticas monetarias de los bancos centrales. Es decir, para entendernos, estaríamos hablando de elementos a gran escala.

Durante las ultimas décadas, la economía académica ha venido experimentando lo que se llamado como el empirical turn; cada vez se da más peso a la experimentación empírica y se abandona progresivamente los artículos más teóricos. Es decir, sin abandonar el rigor, se intenta abandonar la torre de marfil de la academia y acercarse a una práctica científica más ligada con lo que realmente sucede en la realidad. Pero como en Astérix, no toda la Galia esta invadida por los romanos y hay una aldea que resiste ahora y siempre al invasor: la macroeconomía neo keynesiana (New Keynesian economics). 

Utilizamos esta metáfora para indicar que la economía neokeynesiana, escuela de pensamiento mainstream en la práctica, aun no ha hecho el giro para abandonar la torre de marfil como si han hecho otras partes de la economía académica. Obviamente que hay evidencia empírica en la macroeconomía moderna – utilizan datos que extraen de la realidad – pero siguen teniendo una preferencia por el rigor por encima de la relevancia. 

Por poner un ejemplo muy ilustrativo, os voy a hablar de Jordí Galí, catedrático de economía en la Universidad Pompeu Fabra y unos de los grandes exponentes mundiales de la macroeconomía neo keynesiana. El profesor Galí se encuentra actualmente entre el 5% de los economistas académicos más citados a nivel mundial, por tanto, lo podemos considerar una voz reputada dentro de su ámbito. Voy a poner un par de comentarios suyos a continuación para que se note el estado en el que estaba, y está, la economía neo keynesiana. EN el siguiente vídeo, Jordi Galí 

Analiza las causas y consecuencias de la crisis financiera del 2008 desde una perspectiva macroeconómica en la conferencia inaugural del año académico 2014/2015 para la Universitat Oberta de Catalunya. 

A partir del minuto 2:45, el profesor Galí reconoce que los modelos neo keynesianos, ampliamente utilizados en política macroeconómica por parte de bancos centrales y gobiernos antes de la crisis, estaban desarrollados de una manera que ignoraban de manera completa la existencia de un sistema financiero y asumían que ningún tipo de transacción financiera tenía lugar. Tómense su tiempo para asimilar la idea. Los modelos punteros de análisis económico, utilizados en bancos centrales en pleno siglo XXI no contemplaban la existencia de los bancos. Bajo mi opinión, esto es bastante serio. 

Llegados a este punto pueden pensar que los macroeconomistas neokeynesianos aprendieron la lección e intentaron desarrollar modelos que incluyesen el sistema financiero, dado las desastrosas consecuencias que acarreó dicha formalización para toda la sociedad en los años de la crisis. Lamento informarlos que no fue el caso.

Saltamos a un artículo académico del profesor Galí, publicado en verano del 2018 en el Journal of Economic Perspectives, titulado: “The State of New Keynesian Economics: A Partial Assessment”. En dicho artículo, el profesor Galí hace una revisión al estado intelectual de la disciplina macroeconomía neo keynesiana e intenta ver qué cambios ha habido durante la última década. No vamos a entrar en tecnicismos, así que vamos a remarcar solo una parte del texto: 

“Overall, it’s fair to say that most attempts to use a version of the New Keynesian models to explain the “financial crisis” end up relying on a large exogenous shock that impinges on the economy unexpectedly, triggering a large recession, possibly amplified by a financial accelerator mechanism embedded in the model.”

El autor nos viene a decir aquí que, en resumidas cuentas, los intentos de incluir un mecanismo financiero que pueda sufrir crisis económicas se reducen en modelizar dichas crisis como un choque exógeno – es decir, no incluido per se en el modelo – que desarrolle todas las consecuencias económicas de una crisis económica. Decir esto y no decir nada es lo mismo.

Con esta breve exposición de los rights and wrongs de la economía queríamos hacer ver que lo que otros autores han indicado para otros campos del conocimientos también sucede, y de manera bastante evidente, en la macroeconomía moderna. 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *